miércoles, marzo 22, 2006

El porque de su leyenda

LOS COMIENZOS

El 3 de Noviembre de 1994, Antonio Urgal Cuenca, hermano del Vaquilla y más conocido como Tonet, se tropezó con una vecina de su barrio de la Mina, en Sant Adriá del Besós, Barcelona. Se acababa de cortar el pelo, y como a la vecina le parecía que le habían dejao muy feo y tenía la suficiente confianza con él se lo dijo: “No te preocupes que ya me pondré guapo”, respondió Tonet. Y, casi a renglón seguido, añadió: “Me tengo vista una joyería que alucinas, ¿quieres venirte?”. La vecina, carterista veterana pero poco amiga de meterse en atracos declino la invitación. Tonet no llegó a ver ponerse el sol ese día, pues, pocas horas después, cayó abatido por la Guardia Urbana de Girona. Según se cuenta, desoyó el alto de los agentes y hubo una persecución y un tiroteo: Tonet llevaba una escopeta. En la Mina prefieren otra versión: “Los de la Guardia Urbana lo barrieron como un conejo. Tienen el gatillo la ostia de rápido, mas que la madera o los picos”.

Éste no es más que un episodio seleccionado al azar, de la otra historia de Juan José Moreno Cuenca, bautizado El Vaquilla por lo inquieto que era de niño. Una historia que apenas se ha contado, pese al nada desdeñable espacio que a este hombre le han dedicado los medios de comunicación en las últimas tres décadas. Lo que todos conocemos de Juan José Moreno Cuenca es su leyenda: la historia de ese niño nacido en la periferia de Barcelona que, con once años, robaba coches, y conducía sentado en un cojín para alcanzar a ver por el parabrisas. El niño delincuente que con 12 años ya había birlado a un vigilante su primera pistola y asolaba la Costa Brava practicando con las turistas la peligrosa técnica del tirón desde un coche en marcha (tan peligrosa que, en una ocasión, le costó la vida a una de sus victimas).El niño presidiario, que a los 13 años ya se había escapado de todos los reformatorios de España.

Esta es la primera parte de su leyenda, en gran medida difundida gracias a la oportuna (u oportunista) versión cinematográfica que hiciera de ella, en su día, José Antonio de la Loma. La segunda parte se refiere a su larga vida de recluso conflictivo, repleta de motines, quebrantamientos de condena y constantes reingresos en prisión. Para muchos, Juan José Moreno Cuenca, o mejor dicho El Vaquilla, su desdichado personaje, no es más que ese delincuente crónico condenado a regresar siempre al talego, sin redención posible.

Pero, detrás del mito y de sus simplificaciones hay una historia mucho más ambigua, con alguna paradoja, con su inevitable revoltijo de frustraciones y esperanzas, y con su pizca de tragedia. La historia que no protagoniza ningún personaje legendario, sino ese hombre que hoy tendría 45 años, Juan José Moreno Cuenca, y también algunos otros. Uno de ellos precisamente, aquel Tonet muerto a tiros un ,mal día de noviembre de 1994, hermano por parte de madre de Juan José y, como él y como tantos otros de La Mina, entregado, por las circunstancias o por lo que fuere, a un modo de vida que raramente permite a quienes lo ejercen pasar de los 40. esta es la historia de esa gente, de lo que fue de ellos y de lo que queda, a éste y al otro lado de las rejas de la prisión.

Proximamente la siguiente entrega.

2 Comments:

Blogger Borja said...

Vale Zupo, ese Vaquilla, haber si hablas de películas como Yo,el vaquilla, perros callejeros o el pico. Esperamos impacientes las historias.

10:24 a. m.  
Blogger Salao said...

Estoy contando la verdadera historia, del protagonista de "Yo el Vaquilla", y en la que se inspiro "Perros callejeros", aunq el no la pudo rodar por estar en prisión, ya lo contare

4:27 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home